Entradas populares

martes, 4 de septiembre de 2012

Mi viaje a Venezuela. Observatorio astronómico atrae viajeros de todo el mundo



Por Roberto F. Campos

Mérida, Venezuela, 2 sep. 2012. El Observatorio Astronómico Nacional de Venezuela cada día constituye no solo un punto de interés para científicos, sino escenario para viajeros provenientes hoy de todas partes del mundo.
   Con sus tres mil 600 metros sobre el nivel del mar y temperaturas que oscilan entre cinco y 14 grados centígrados, es uno de los más altos del mundo después de los ubicados en Monte Saraswati en India, y Mauna Kea en Hawái.
   Debido a la preocupación gubernamental por el desarrollo de la ciencia y la tecnología, este lugar cobra auge también para la industria recreativa del país, con apertura al público, que puede disfrutar además de un Museo de Astronomía.
   El trayecto hacia el lugar resulta un tanto interesante, como lo constato este periodista, al visitarlo integrado a un grupo de informadores de varias naciones latinoamericanas, invitados a la
Feria Internacional de Turismo de Venezuela Fitven 2012.
   Esa cita sesionará del 6 al 9 de septiembre próximo en Caracas, con la presencia de profesionales del sector de todo el Planeta, y previo el gobierno organizó un recorrido para la prensa por puntos de interés del occidente de la nación.
   Desde el eje de partida, en Mérida, hasta lo alto del monte transcurren unas cuatro horas de camino sinuoso (70 kilómetros) entre caseríos y montañas, por donde el viajero parece volar en lugar de ser transportado de manera terrestre.
   El frio es otro elemento, pues llegado al Observatorio, en la noche, la temperatura alcanzó ocho grados centígrados y obligó al equipo a forrarse de abrigos, bufanda, gorros y elementos de protección.
   Esa instalación científica está equipada con el Astrógrafo Doble, el Telescopio Schmidt, el Refractor y el Reflector, dotados de la más moderna tecnología de seguimiento.
   Este Observatorio recibe 30 mil visitantes por año y se ubica  cerca del poblado de Apartaderos. Apareció en el lugar a inicios de los años 70 del pasado siglo, donde se colocaron los telescopios adquiridos en 1954.
   El personal científico del lugar pertenece a la Fundación Centro de Investigaciones de Astronomía Francisco J. Duarte y allí se estudian temas aeroespaciales y sobre electrónica e informática para tales desempeños.
   Precisamente, desde el lugar se siguen las informaciones del Satélite Simón Bolívar, lanzado al espacio por Venezuela en cooperación con la República Popular China.
rfc/
Free counter and web stats