Entradas populares

martes, 4 de septiembre de 2012

Mi viaje a Venezuela. Turismo de aventuras, rafting

 


Por Roberto F. Campos

Barinas, Venezuela, 4 sep. 2012. El desarrollo del turismo de aventuras tiene hoy su mayor empuje en el occidental estado de Barinas con seis campamentos dedicados al rafting y 300 personas por semana en búsqueda de esta práctica.
   El dueño y alma del campamento Colibrí, Ricardo Torres, guió a un grupo de periodistas de varios medios internacionales, incluida Prensa Latina, a probar suerte en esta actividad y explicó detalles tanto para lograr el éxito de expedición como para informar.
   Dijo que al margen de considerarlo como un deporte extremo, su equipo sigue la filosofía de un turismo de aventuras que puede permitir emociones a personas desde los 12 hasta 70 años, cuando incluso allí, junto a sus padres, navegó un niño de nueve años.
   El grupo siguió el régimen de entrenamiento corto, que incluyó pasar los rápidos a pie como parte de una cadena humana para evitar ser arrastrados por el agua; o elementos de rescate, al dejarse llevar por la corriente y tomar una cuerda en medio del cauce.
   Estas prácticas permiten seguridad a la hora de hacer el rafting o deporte que lleva en un bote de goma por la fuerte corriente tratando de sortear todo tipo de trampas, entre ellas rocas y bajos fondos.
   La expedición transitó por seis kilómetros de rápidos en el rio La Acequia, donde Torres tiene hace dos años su campamento, luego de siete años con instalaciones de este tipo en la zona, y toda una década dedicada al turismo de aventuras.
   En su equipo se incluyen 10 instructores, todos muy jóvenes pero experimentados, incluido uno con estudios de esta actividad obtenidos en Europa.
   Explicó el guía que dos días de esta actividad cuestan alrededor de 135 dólares, sin embargo tienen un programa para la comunidad gratuito que permite entrenamientos, participación en familia y también seleccionar los más capaces para competencias.
   Durante el remonte de los rápidos se organizan grupos de entre cuatro y seis personas por balsa, y de igual forma se duerme en el campamento para lograr la cohesión, pues todo el trabajo se hace en grupo, de ello depende la seguridad.
   Al iniciar la marcha, cada balsa –liderada por un instructor- lleva cerca personal de apoyo en kayak. En los descansos es necesario rociar constantemente con agua las balsas, para que el aire no se caliente y expanda lo que provocaría una explosión.
   Estos instructores y campamentos perteneces a la Asociación Venezolana de Aguas Bravas, que a su vez se rige por los reglamentos de la Asociación Internacional de Rafting.
   El turismo de aventuras constituye en esta nación una diversificación de la oferta recreativa internacional al aprovechar diferentes climas y potencialidades, con mucha riqueza natural.
   La práctica de rafting por los periodistas internacionales, forma parte de las actividades previas a la 7ma Feria Internacional de Turismo de Venezuela Fitven 2012 prevista del 6 al 9 de septiembre próximo en Caracas.
rfc/



Free counter and web stats