Entradas populares

sábado, 28 de febrero de 2015

Gary, un estadounidense de habanos y cubanos





Por Roberto F. Campos

La Habana 28 feb 2015..- Gary Heathcott es un estadounidense que tiene un fuerte vínculo con Cuba, sus productos de maravilla y, sobre todo, con los cubanos, relación formada mediante su apego a la cultura y a los habanos.
   Su semblante alegre es sumamente habitual en los salones de las reuniones que sobre tabaco se realicen en Cuba, sobre todo los Festivales del Habano y otras citas organizadas por establecimientos de este emblemático producto.
   Para Gary, la noticia el 17 de diciembre pasado del inicio de negociaciones para restablecer relaciones entre las autoridades de su país y de la isla caribeña, constituyó todo un acontecimiento.
   En la XVII edición del Festival del Habano (23-27 de febrero, Palacio de las Convenciones) también estuvo presente, incluso como jurado del concurso Habansommelier, puesto honorario que tiene desde hace varios años.
   Y por demás, resultó en 2015 galardonado como Premio Habano del Año en la esfera de las Comunicaciones, lo que le hizo declarar a este periodista una emoción muy particular.
   Ese fue un momento significativo, pues se suma al inicio del camino de amistad entre Washington y La Habana, de ahí que se trate todo esto para él de un sueño hecho realidad

EL BUEN AMERICANO

   Gary lleva 24 años visitando a Cuba, y comenta que en un comienzo solo fue curiosidad, pero luego junto con su esposa, con quien casi siempre viaja a la isla, comprendieron la bondad de los lugareños y se impusieron la necesidad de prestar ayuda.
   Este es un norteamericano que trata estar lejos de las guerras, de los conflictivos alientos, el mundo gourmet, la amistad y la sonrisa marcan sus caminos.
   A partir de ese momento llevaron a la isla desde medicinas, hasta sillas de ruedas, equipos médicos, calzado y ropa, o simplemente disfrutaron regalar pelotas de beisbol.
  El tema de las pelotas de beisbol es sumamente anecdótico e interesante, Gary y su esposa llevaban algunas de estas para regalarlas a los niños, y de paseo cerca del Capitolio de La Habana se les ocurrió una jocosa idea.
   Unos niños que jugaban con un bate improvisado con un palo y de pelota una piedra envuelta en una media y atada, tuvieron una experiencia con Gary que les provocó luego tener una amistad y le bautizaran como Gary el de las pelotas.
  Gary le pidió a los muchachos la bola, la escondió y se la cambio por una pelota Rawlings de las grandes ligas, y le devolvió esta ante los ojos atónitos de los jugadores callejeros.
  El matrimonio trajo desde ese entonces hasta la fecha más de mil pelotas de ligas profesionales, solo para entregárselas a niños en las calles, para disfrutar la alegría, y de alguna manera beneficiar un deporte que es líder tanto en Estados Unidos como en Cuba.
  Gary es propietario de una agencia de publicidad que lleva su nombre en Little Rock, Arkansas. Trabaja en ese sector desde hace 41 años y adora el tabaco cubano por considerarlo el mejor del mundo debido a su aroma y sabor, cualidad única proporcionada por la tierra en la isla.
   Desde hace ya mucho tiempo decidió escribir reportajes y hacer documentales sobre Cuba, en particular los habanos que fuma cada vez que la visita, algunos difundido por la famosa revista de fumadores de puros Smoke.
   El primero de estos documentales se título Pasión de torcedores, y muestra el vinculo cultural de los enrolladores de puros con el entorno mediante la lectura de tabaquería.
   Dice que le impresionó mucho que esas personas, con muchas horas en una galera de fábrica, se ilustren sobre noticias, cultura y literatura, durante la faena, y luego lleven ese conocimiento a sus casas y a sus vecinos.
Añadir leyenda
   Aprendió que los torcedores son sumamente importantes y respetados en su comunidad, y ello fue otro motivo para sus documentales sobre el tema.
   Recuerda que en 1999 escribió el primer artículo sobre Cuba y luego paso a los filmes, preparó materiales sobre la estancia en la isla de Ernest Hemingway, su coterráneo escritor, sobre los tragos especiales, el ron, el mojito, el daiquirí, o la música.
   El documental Pasión de los torcedores lo hizo en total acuerdo con las autoridades cubanas, con los directivos de la corporación internacional Habanos S.A., en momentos en que nadie podía filmar en esos lugares, mucho menos un norteamericano.
   Señala que no difunde al tabaco cubano desde el punto de vista comercial, sino desde el ángulo de los productores, de la gente humilde que hace el esfuerzo para crear algo muy valioso para la exportación.
   Ahora está sumamente feliz y esperanzado con una relación cordial entre ambos gobiernos y países, pues ve a los cubanos como gente muy amable y trabajadora.
   El día de la noticia del inicio de tratos, en diciembre, hablaba por teléfono con un amigo cubano y la euforia fue muy grande, recuerda.
   Refiere que mientras algunas personas en su país están en contra de tal cambio, más del 60 por ciento de los estadounidenses cree que es tiempo de una transformación.
   Señala que seguirá visitando Cuba y hará todo a su alcance para incentivar a los norteamericanos a conocer la isla y aprendan lo mucho que tiene para ofrecer.
/rfc





Free counter and web stats