Entradas populares

jueves, 15 de septiembre de 2011

Economía y empresas. Una señal verde para el turismo cubano



Por Roberto F. Campos

. El desarrollo de la industria turística cubana confirma la eficiencia de una estrategia medioambientalista que cada día gana más adeptos, sobre todo entre viajeros interesados en pasar unas vacaciones activas.

En medio de una situación económica cambiante que hoy impacta de manera variopinta sobre todo en los países pobres, el turismo constituye para Cuba una herramienta de buen uso, muy de cara a estrategias medioambientales.
Hasta el presente, los incrementos y desequilibrios en los precios del carburante, y por ende, en el costo del boleto de avión, influyen en el mundo moderno, de sobremanera en el área caribeña.
Sin embargo, las autoridades turísticas de esta Isla demostraron su optimismo en varias ocasiones hasta el punto de pretender cerrar este 2011 con la atención a 2,7 millones de viajeros provenientes sobre todo de Europa y Canadá.
Un informe reciente de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) da muestras de la espiral creciente de esta industria, frente a las desventajas de la crisis económica global y sus influencias.
Para la ONE 209 mil 640 turistas internacionales llegaron a Cuba solo en julio pasado para significar un crecimiento interanual de 1,6 por ciento, datos que permiten mantener a los especialistas sonrientes.
Como acumulado de enero a julio, registraron esas mismas fuentes más de un millón 747 mil 510 llegadas, para 9,5 por ciento por encima de los reportes para idéntico periodo de 2010.
Y como principales emisores constataron a Canadá, Rusia, Argentina, Reino Unido, Chile y Francia, lo que marca un repunte de Latinoamérica entre los más interesados en tomar vacaciones en esta Isla, y por lo tanto refuerza los datos ya esperanzadores para un nuevo crecimiento del sector.
Las autoridades, por ejemplo, ven con muy buenos ojos el repunte de Argentina que en lo que va de año acumula 52 mil visitantes, tal y como lo registro en Buenos Aires el director de la Oficina de Información y Promoción Turística de Cuba para el Cono Sur, Luis Aguilera.
En este balance, los argentinos pasaron de 37 mil 922 viajeros en 2007 a 47 mil 657 un año después y a 48 mil 518 en 2009, con la nota del año pasado llegar 58 mil 604, buena muestra para las esperanzas de crecimiento constante de las autoridades.
Y todo parece indicar, que los favores de una estrategia medioambientalista, y con variedad en las ofertas, tiene mucho que ver con los crecimientos de distintas naciones en cuanto a turismo.
Naturaleza, cultura, historia, congresos, eventos y viajes de incentivos, constituyen algunas de las variantes que o bien se suman a la modalidad de sol y playa, o quizás hasta compitan con ella.
Otro de los elementos a considerar en esta espiral de ascenso, radica en la campaña publicitaria denominada Autentica Cuba, que su más reciente versión se extendió por Hong Kong, China, durante la Feria Internacional de Turismo de esa ciudad.
La directora de la Oficina del Ministerio de Turismo (Mintur) en China, Elizabeth Vela, explicó en ese momento que las bondades de esta Isla garantizan la calidad y seguridad, además de los tradicionales programas de sol y playa, como pilares de la industria en el país.
Cuba cuenta con más de 50 mil habitaciones hoteleras distribuidas en unos 300 establecimientos que se ubican fundamentalmente en ocho regiones de desarrollo turístico, y cada día crece la aceptación de los viajeros por este destino.

Cuba, paraíso de arqueología subacuática, buen ejemplo

Uno de los ejemplos más sobresalientes en cuanto a la industria recreativa cubana está, lógicamente, en el mar; en sus atractivos para la pesca, paseos en yate, y en buena medida el buceo.
Debido a lo bien conservado de los fondos y los restos de flotas antañas en muchos lugares, hoy los expertos consideran a Cuba como un paraíso muy particular para la arqueología subacuática y el buceo.
Un informe aparecido en el sitio web del Ministerio de Turismo (Mintur) de este país (Cubatravel.cu) indica la existencia de más de 500 zonas de buceo bien estudiadas en el país, con paisajes submarinos, rincones exóticos, cuevas, paredes verticales y túneles.
También pueden encontrar los buceadores acantilados y canales con infinitas opciones para esta práctica, tanto diurna como nocturna. Sin embargo, el hundimiento de barcos de la flota española en épocas anteriores aún mantiene secretos por descubrir.
Las formaciones coralinas se localizan a pocos metros de las costas y permiten por demás la protección de sus playas, y significar atractivos escenarios para el descanso activo, insiste el Mintur.
Ese despacho específica que tanto el litoral norte como el sur del país incluye promisorias cayerías, entre los lugares ideales para sumergirse.
Describe entre esas zonas recomendadas a la Isla de la Juventud y Cayo Largo; María la Gorda, en Pinar del Río; el litoral Norte habanero; Varadero y su parque artificial submarino.
También incluyen la Península de Zapata para el espeleobuceo; así como las áreas costeras de Cienfuegos, que exhibe entre sus maravillas el coral Notre Dame, de seis metros de altura.
Otros puntos de destaque están en la oriental Santiago de Cuba, con importantes barcos hundidos en sus profundidades; la costa norteña de Camagüey, Holguín y el promisorio polo de Jardines del Rey, en la cayería- Cayos Coco y Guillermo- al Norte de Ciego de Ávila.
También los seguidores del buceo pueden incursionar en la Villa de Trinidad, cuyas aguas poseen una visibilidad envidiable. Igualmente por el Sur de la Isla Grande aparece un santuario marino: Los Jardines de la Reina, el sito preferido por los más aventureros.
Sin embargo, la arqueología tiene espacios muy particulares, pues restos de naves descansan en el lecho marino, como reflejo de la fuerte actividad comercial en la región durante siglos, de la ocurrencia de sucesos bélicos y otras causas como accidentes.
Entre los ejemplos aportados por el Mintur están las inmediaciones del oriental territorio santiaguero, a 900 kilómetros al este de La Habana, con numerosos pecios, testigos de la batalla naval y final de la Guerra hispano-cubano-norteamericana, en 1898.
El Mintur calcula que más de un millar de barcos fueron hundidos en estas aguas; entre ellos carabelas con los tesoros del nuevo mundo, víctimas de piratas y tempestades.
rfc/
Free counter and web stats