Entradas populares

martes, 3 de julio de 2012

Cine y tecnología. Blade Runner y Minority Report, herencia sin mucha ficción


 Por Roberto F. Campos . 

En este 2012, y luego de 30 años, el filme de ciencia ficción Blade Runner dejó en la realidad mucho para actuar, al igual que la cinta Minority Report, luego de 10. ¿Cuántas películas más nos impondrán sus avatares fuera de las pantallas? 
 La ciencia ficción influye con fuerza en la realidad. Al paso de los años, elementos tecnológicos o sociales dejan huella, se reproducen para identificarnos con aquellos personajes que en algún momento nos parecieron distantes. Ese es el caso de que dos filmes de ciencia ficción tendrán sus aniversarios con una buena gama de aplicaciones ya realizadas, como es el caso de Blade Runner luego de 30 años y Minority Report a los 10. El filme del director estadounidense Ridley Scott llenó de desasosiego a los espectadores en su momento, con la carga de preocupación acerca de los robots del futuro, determinados en la cinta como Replicantes, y la búsqueda de cuatro de ellos en desacuerdo con sus creadores, tema muy repetido. La primera película mencionada se basó en la obra ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968) de Philip K. Dick y puso a un Harrison Ford a identificar esos replicantes, para al final enamorarse de una de ellas. Distante en ese momento en el tiempo, en Los Ángeles de 2019, ahora está más cercano que nunca sobre todo en cuanto a los elementos tecnológicos que aparecen en el filme.

Esa alerta, que la trae BBC Mundo por estos días, da mucho que pensar. Mientras Minority Report ubica a un cuento de Philip K. Dick titulado El informe de la minoría (1956) en Washington DC en 2054, con la finalidad de anticiparse a las acciones de los criminales. Por una parte, y más bien ubicado con el tema social, se adelanta la presencia de dialectos y mezclas de lenguas europeas y de Asia oriental. Tal predicción ya es una realidad si se tiene en cuenta que el panorama lingüístico de Los Ángeles ahora exhibe el doble de los hispanohablantes, a razón de 1,5 millones en 1980 y a 3,6 millones en 2010, y la mezcla con el inglés para permitir la comprensión en muchos barrios. Eso no solo ocurre en Los Ángeles, el escenario de la película, sino en otras muchas ciudades estadounidenses, y en buena parte de las urbes más cosmopolitas del mundo, al estilo de una especie de Babel moderna.

Por su parte, el John Anderton de Tom Cruise en Minority Report ya no es una excepción con su empleo de guantes para mover elementos en su ordenador transparente, pues revistas como Wired adelantaron dicha relación hombre-máquina y las pantallas táctiles son buen augurio para esta manera. Y es caso curioso que John Underkoffler, quien generó el sistema para la película, creó después Oblong Industries con la finalidad de desarrollar y vender su invento, y hace dos años este visionario significó que todos los ordenadores del Planeta tendrán este tipo de interface. La alerta de la BBC insiste en otros temas como máquinas que despegan y aterrizan de manera vertical, coches policiacos con estas facilidades y capaces de viajar por tierra, o vehículos con un motor eléctrico y carrocerías con cambio de color o autolimpieza, o autorreparación.

También ilustraban los filmes con encendido que identificaban un rastro de ADN para evitar robos. Pues en abril pasado la empresa Terrafugia estadounidense creó el primer prototipo de auto volador de acuerdo con las normas establecidas en ese país para el tráfico. Mientras el reconocimiento del iris, ya lleva algún tiempo en experimentación y de manera más reciente aplicación en algunos aparatos. Pues estamos cerca entonces de registrar a las personas mediante sus ojos, de manera masiva, (en controles fronterizos se emplean).

Facebook, Google y otras empresas y redes confirman adelantos en la comunicación global que en el momento de Blade Runner no se conocían, o por lo menos el común de los mortales carecía de la confirmación de tener tales posibilidades en su existencia y por lo tanto eran ciencia ficción. Muchos de los anuncios publicitarios que aparecen en Blade Runner, su forma y colocación, tienen en grandes ciudades del orbe posibilidades bien definidas en estos momentos. Para el año pasado un informe sobre el Centro de Estudios del Futuro estadounidense significó que estamos a las puertas de que la publicidad se pueda adaptar a nuestro estado de ánimo, tecnología conocida como Gladvertising. Ya el tema de los Pre-Cogs o videntes empleados por la policía en Minority Report forma parte de elementos de parapsicología, y la capacidad para detectar las mentes criminales, preocupa a los detectives. Algunos científicos siguen derroteros de la mente humana mediante estudios que pueden dotar en un futuro cercano a los cuerpos policiales de una idea lo más cercana posible a la conducta de ciertas personas y al delito. En ese sentido, la policía de Memphis, Tennessee, trabaja en la actualidad con IBM para desarrollar un sistema analítico sobre las tendencias en el delito y de esta manera poder determinar donde desplegar el grueso de sus efectivos. Las declaraciones de IBM señalan que tales experimentos permitieron ya la reducción del 30 por ciento de las conductas negativas.

Otro de los elementos que quedaría por presenciar, clave en Blade Runner, es la capacidad de los Replicantes de tener emociones que en el filme se determinaba mediante el Voight-Kampff o aparato para medir las reacciones. Sin embargo, existen en estos momentos pruebas para evaluar los avances de la inteligencia artificial, que perfectamente pudieran ser émulos de aquel artilugio empleado por Harrison Ford. El ambiente de la película, oscuro, casi siniestro, lleva a los seres humanos a vivir en colonias fuera del mundanal ruido, en busca de placer y dependiente de empresas privadas. Esta alegoría social, tiene en la actualidad a un mundo cada vez más convulso, dominado por el capital privado y con insatisfacciones tanto para aquellas personas de buena posición, como –sobre todo- para quienes les tocó la peor parte en el mundo del momento. Y ¿Las máquinas tendrán sentimientos?, ¿se permitirá por el ser humano tal condición?, estas interrogantes, las mismas de Blade Runner, las tiene la doctora Anne Foerst, asociada en ciencias informáticas a la Universidad de San Buenaventura en Nueva York. Por lo que parece necesario tomar más en cuenta los desafíos de ciertos filmes y libros de ciencias ficción; mientras, celebremos los cumpleaños de estas excelentes piezas de la cinematografía mundial. Del novelista Philip Kindred Dick: (Chicago, 16 de diciembre de 1928-California 2 de marzo de 1982). Prolífico novelista de ciencia ficción con fuerte tratamiento de temas de sociología, política y metafísica, y predominio en sus novelas de empresas monopolistas, gobiernos autoritarios y estados alterados de la conciencia. rfc/
Free counter and web stats